Google+

29 de julio de 2013

En verano...

Cuando yo era pequeña la vida era más sencilla. Ahora nos venden el “slow life”, el “relax” y un montón de cosas para las que no existen palabras en castellano. Entonces no hacía falta que importáramos términos extranjeros, porque la vida ya era así, lenta, relajada… Nuestros padres también trabajaban, como hacemos ahora nosotros, pero no volvían a casa estresados y enfadados. O eran muy buenos ocultándolo y los niños no lo sabíamos. Nosotros éramos felices, jugábamos con nuestros hermanos, con los vecinos, bajábamos a la calle a saltar a la comba, mientras las madres nos vigilaban desde las ventanas.

Y cuando llegaba el verano, era lo mejor del mundo. Hacíamos viajes eternos a playas hoy cercanas, por carreteras imposibles. Con coches llenos de niños gritando y cantando, bolsas llenas de toallas, de filetes empanados y tortillas de patatas… Eran días largos de playa, en los que los regresos no eran tan gritones, sino que caíamos dormidos en los asientos.

Ahora que el mundo va tan rápido, el verano es un pequeño paréntesis en el que volvemos a esa sencillez. Si sale el sol (que en el Norte no es muy frecuente), se preparan rápidamente las cosas de la playa. Se hacen bocadillos de tortilla y filetes empanados. Y los días vuelven a ser sencillos. Un trocito de playa, una ola que saltar. Y se vuelve a casa cansado, lleno de arena, con los bolsillos llenos de conchas.


Como cuando yo era pequeña.


22 comentarios:

  1. Estos recuerdos siempre me hacen saltar las lágrimas, porque creo que nunca fui tan feliz como entonces. Los niños éramos más inocentes y nos entreteníamos con cualquier cosa, y seguramente no había tantos peligros.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que éramos mucho más inocentes que los niños de ahora... La verdad que es bonito recordar esa época de inocencia.

      Eliminar
  2. Preciosa entrada Marta.
    Se me ocurre que podíamos hacer, cada una, una entrada con el título: cuando yo era pequeña....seguro que salen cosas muy tiernas.
    Yo, con tu permiso, la voy preparando. Así nos conoceremos un poco más.
    Siempre es un placer pasar por aquí.
    Bss.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu idea Mercedes! En Twitter también lo han propuesto. Espero vuestros relatos de #cuandoyoerapequeña

      Eliminar
  3. Cuanta razón Marta!!! A veces nos complicamos la vida más a lo tonto..... Yo como tú también era muy feliz cuando era niña, no jugaba con mis hermanos (no tengo) pero sí con mis primos que son lo mejor del mundo
    Hay que parar de vez en cuando y darse cuenta de lo rápido que vamos, coger la fiambrera e ir al puntal un día entero ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Es que el verano en Santander cuando hace bueno es un poco así... como un gran paréntesis de la vida cotidiana.

      Eliminar
  4. Qué bonito recuerdo, ains... quién pillara un día más de infancia, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso me encantan los días de verano que acabamos en la playa... porque es un poco como recuperar esa infancia.

      Eliminar
  5. Hola,Marta. Que recuerdos. Mis veranos" de cuando yo era pequeña" estan unidos a mis hermanos y primos( estos venian de Zaragoza). Invadíamos la playa y luego....aquellas comidas: con el mantel y las mantas sobre el prado, mi madre y mis tias orgsnizando, je, je. ! Que buena estaba la tortilla de mi abuela!. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Mi madre era más de mesa y sillas... en el prado o en la playa, daba igual.

      Eliminar
  6. ¡Como que "cuando yo era pequeña"! ¡Si aún lo eres!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, padre... tú que me miras con buenos ojos...

      Eliminar
  7. Pues cuando yo era pequeña los veranos parecían interminables, y te pasabas el día en la playa o tomando helados. Y siempre, siempre, siempre en casa de mis abuelos, porque claro, mis padres trabajan en hostelería y no había vacaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad, los veranos eran larquíiiiiiiisimos! Ahora no duran nada!

      Eliminar
  8. Cuando yo era pequeña el verano olía a verano, olía a dunas y a los yerbajos que salen en la acera, olía al gasoil de las lanchas, olía a Somo.
    Revivo de aquellos veranos a mis primos y mis hermanos todos en la playa y todos con el bañador de marineritos.
    Ahora cuando en la playa veo un grupo como aquel me encanta mirar cómo juegan o como se pelean o como unos manduquean a otro y recuerdo aquellos veranos.
    Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, je. Creo que el verano de mi marido era muy parecido a ese que cuentas Belén ;)

      Eliminar
  9. Hola Marta! Vengo del blog de Mercedes, "Cocoon-mer".

    Muy bonita tu entrada, casualidades de la vida... hace unos días volví a recuperar una entrada que escribí hace 3 años, la colgué en mi facebook, pero ahora mismo la voy a colgar en mi blog.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que os animéis a recordar esos momentos de cuando éramos pequeños!

      Eliminar
  10. Que hermosa entrada, te felicito.
    Yo recuerdo varios veranos, en los que todo transcurría lento, nos bañabamos en cualquier arroyo y cómo nos divertíamos con los primos y luego caminabamos como 10 calles hasta llegar a la casa al rayo del sol, no nos cansaba nada, llegabamos a bañarnos, comer y a seguir jugando.
    Que tiempos aquellos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, en verano todo iba más lento. Y se hacían eternos!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...